Netiquette

El manual de las buenas maneras en Internet

Internet ¿Quién no la usa a día de hoy? emails, foros, facebook, twitter, Instagram, wikis, whatsapp, Telegram … Nos ofrece facilidades de comunicación, rapidez, interactuación, aprendizaje, socialización sin limites. Sin embargo cada vez más, parece convertirse en un pozo de frustración, ira y egos muy mal gestionados.

Photo by Miguel u00c1. Padriu00f1u00e1n on Pexels.com

¿Sabías que existen una serie de normas de convivencia y conducta por la red?

Se configuran bajo el nombre Netiquette y sirven para facilitar la comunicación y promover el respeto entre las personas.

La intención es reproducir dentro de la red las pautas de comportamiento que se utilizan fuera, presencialmente, y evitar así conflictos y malentendidos en las relaciones interpersonales en las redes sociales. Son reglas redactadas y recopiladas por diferentes colectivos de usuarios en línea, por lo que hay diversas clasificaciones dependiendo de quien las ha recogido.

En el año 1995 el IETF (Grupo de trabajo de Ingenieria Informática) elaboró un documento con el propósito de regular las comunicaciones en la red. A partir de entonces, las diferentes comunidades han ido elaborando sus propias reglas.

Photo by Pixabay on Pexels.com

15 prácticas de la gente cívica

Aquí van algunos ejemplos, aunque hay adicionales en función del contexto y de la intención de los escritos:

  • No olvides que la persona que lee el mensaje es otro ser humano con sentimientos que pueden ser heridos
  • Practica los mismos comportamientos en línea que en las relaciones presenciales
  • No escribas todo el texto en MAYUSCULAS porque eso se considera GRITAR y, además, dificulta la lectura.
  • Respeta el tiempo de las demás personas.
  • Redacta mensajes concisos y no demasiado largos, sobre todo en las intervenciones en foros.
  • Ayuda a mantener los debates y conversaciones en un ambiente sano y educado.
  • Respeta la privacidad de terceras personas. Cuando envíes correo simultáneamente a varias personas que no se conocen entre sí, utiliza la copia oculta (Coo.), también cuando reenvíes.
  • Comprende que los demás también cometen errores y se equivocan.
  • No seas groser@ ni desagradable, mantén la cordialidad en los mensajes.
  • Cuida tu ortografía, los signos de puntuación y la claridad en la organización de las ideas expuestas.
  • Concreta el asunto en los mensajes (emails)
  • No crees cadenas de lectura que puedan molestar o hacer perder el tiempo a otras personas (tipo: “reenvía este mensaje a 10 personas que quieras que tengan abundancia…” )
  • El saludo inicial y la despedida son partes importantes en la comunicación por correo electrónico
  • Respeta los documentos de los demás y los derechos de la propiedad de todos los elementos que encuentres en internet.
  • No utilices recursos de otras personas sin su autorización.

Todo esto puede sintetizarse en 2 reglas:

  • Ponte en el lugar del otro siempre que utilices la red (empatiza)
  • Piensa que los demás no son como tú (respeta)

Nuestra sociedad ya no es solamente un lugar físico en el que interactuamos de manera presencial. Hace años que empezó a crearse una nueva realidad paralela que construimos entre todas y todos: la sociedad de internet. De nosotr@s depende que este nuevo nivel de la existencia, que se expande constantemente y nos ofrece infinitas posibilidades, sea un lugar seguro, amable y apto para todo el mundo.

¿Conocías la Netiquette? ¿Cumples todas las normas de convivencia en internet?

Photo by ThisIsEngineering on Pexels.com

Fuente: https://ateneu.xtec.cat/wikiform/wikiexport/pas/actic/c1n2/modul_14/index

Traducción libre: Gemma Romero

Trastorno Mental y Trastorno de la Personalidad

¿En qué se diferencian?

Cada vez más, las humanas de a pie, utilizamos términos como depresión, ansiedad, bipolaridad, narcisista, obsesivo, dependiente o borderline, con naturalidad.

Esto me parece genial, porque se le da visibilidad a todos los trastornos con los que convivimos y que afectan a los seres humanos. Ya sea porque los sufrimos bajo nuestra piel o a través de la experiencia de otras personas, todos ellos causan un gran tormento a quienes los padecen y a quienes les rodean.

Sin embargo, el otro día, buceando por el infinito mundo de internet me sorprendí al leer un artículo publicado en la web especializada www.cop.es (Consejo General de la Psicología de España), que dice lo siguiente:

[…] la actitud de la Psiquiatría ante los trastornos de la personalidad ha sido clásicamente el resultado de una posición dicotómica: los síndromes mentales son enfermedades o trastornos mientras que las alteraciones del carácter son desviaciones morales.

Por suerte, sigue:

“No obstante, hacia la mitad del siglo [XX] algunos autores, entre ellos el español López-Ibor y el británico Cleckley, cuestionaron el que la naturaleza de los trastornos de la personalidad fuera exclusivamente moral, postulando que las denominadas alteraciones del carácter reflejan con frecuencia las modificaciones funcionales producidas en un estrato endógeno de carácter biológico, en el que se encuentran los instintos y los sentimientos vitales.”

No es extraño encontrar contenido audiovisual en plataformas de video o textos en redes sociales, tratando de explicarnos cómo son y cómo podemos librarnos de personas con trastornos de la personalidad, como si fueran actitudes y conductas elegidas deliberadamente para molestar o fastidiar la vida de los demás.

Me parece crucial comprender que hay ciertos trastornos que la propia medicina ha considerado durante largo tiempo “de valores morales y éticos inadecuados a los de la sociedad a la que deberían adaptarse” por lo tanto obviados de tratamiento y otros que han sido considerados enfermedad mental, más respetables y tomados en consideración.

Esto significa que, hasta hace pocas décadas, las personas que padecían trastornos como los que siguen, no han sido consideradas enfermas, sino etiquetadas de intratables, conflictivas y amorales, por la propia ciencia.

Trastornos de la Personalidad

Los 5 ejemplos más conocidos:

Narcisista

Es un trastorno mental en el cual las personas tienen un sentido desmesurado de su propia importancia, una necesidad profunda de atención excesiva y admiración, relaciones conflictivas y una carencia de empatía por los demás (www.mayoclinic.org)

Borderline

Trastorno mental caracterizado por la dificultad en la regulación de las emociones. Esta dificultad provoca cambios acusados en el estado de ánimo, impulsividad e inestabilidad, problemas de autoimagen y relaciones interpersonales inestables. (www.trastornolimite.com)

Histriónico

Se suele decir que alguien tiene una personalidad histriónica cuando su comportamiento presenta patrones de teatralidad, dramatización y, en definitiva, de acciones y actitudes que buscan llamar la atención de los demás. (psicologiaymente.com)

Dependiente

Es un estado mental en el que las personas dependen demasiado de otros para satisfacer sus necesidades emocionales y físicas. Son personas que se caracterizan por ser pasivas, sumisas y dóciles. Tratan constantemente de agradar al otro para no ser abandonadas. … Reacios a tomar decisiones cotidianas a menos que cuentes con el consejo y apoyo de otras personas. Prefiere que sean los demás los que tomen las decisiones importantes por ellas. (www.psicologosoviedo.com)

Obsesivo

Es un tipo de trastorno de personalidad caracterizado por una rigidez extrema, la tendencia al perfeccionismo y una preocupación desmedida por el orden y el control sobre todas las cosas. Estas personas intentan mantener su mundo bajo control, para lo cual se aferran a las reglas y pretenden que todos las cumplan. (www.elpradopsicólogos.es)

Por suerte, la rama de teorías psicoanalíticas (y filosóficas) sí han tenido en consideración este tipo de trastornos, dándoles la relevancia y repercusión necesarios para ser investigados y tratados, a pesar de no tener pruebas físicas o biológicas concluyentes, a pesar de ser “solamente”, trastornos de la conducta

Como se especifica en el artículo (del cual podéis encontrar el link al final de este post) “Estos trastornos no son debidos a otras enfermedades mentales, aunque puedan coexistir, ni tampoco a enfermedades orgánicas cerebrales, traumatismos o intoxicación por drogas.

Además se ha generalizado en que “todos los trastornos de la personalidad comparten una serie de peculiaridades:”

  • ­Son conductas maladaptativas con un inicio precoz en la adolescencia o al comenzar la vida adulta.
  • ­Afectan a todas las áreas de la personalidad, como la cognición, la afectividad, la conducta, el estilo interpersonal y las relaciones con los demás, causando problemas en el trabajo y en el amor.
  • ­Estas alteraciones tienen que tener un carácter estable y de larga duración siendo predecible su curso.

Probablemente no es necesario que la gente no profesional de la medicina sepamos de esta diferenciación, incluso es posible que hasta ahora ni te lo hubieras preguntado si es que has llegado a este blog por casualidad, pero a mí me ha parecido ciertamente interesante comprender que a veces el estigma y enjuiciamiento pueden provenir de las personas más expertas en la materia, así que he querido compartirla contigo.

“A diferencia de la depresión, la esquizofrenia y otros síndromes mentales, en los que existe una base consolidada y sistematizada de conocimientos acumulados en las décadas anteriores, en los trastornos de personalidad las líneas de estudio están comenzando ahora a clarificarse e incluso los conceptos están aún por consolidarse.”

¿Qué opinas?

Podéis leer el artículo completo siguiendo este link